Estrategias para redactar en un examen DELF

January 18, 2018

 

 

Sin importar si es un DELF A1, A2, B1 o B2, de 70 ó 250 palabras, la expresión escrita casi siempre representa un reto bastante exigente para el postulante al diploma. Los temas siempre parecen muy difíciles de abordar. El miedo a no saber qué escribir bloquea el sentido de nuestra orientación y va mellando poco a poco nuestra confianza.

 

Entonces ¿cómo podemos redactar mejor?

Hoy explicaré cómo se puede realizar una buena redacción. En principio comenzaré por los errores más comunes y luego pasaré a indicar las estrategias más apropiadas para ser ordenados. Veremos juntos ejemplos pertinentes progresivamente.

 

I. LOS ERRORES

Primer error: no leer correctamente la consigna. Es lo más común. Frecuentemente, a causa de los nervios y por ganar tiempo, leemos las indicaciones superficialmente y terminamos escribiendo textos sin ninguna relación con lo exigido en la consigna. Esto es considerado un error de coherencia. A causa de esta mala lectura podríamos confundir los tiempos y usar vocabulario no apropiado. Esto nos resta puntos en ítems como:
Grammaire, Lexique, Cohérence, Capacité à communiquer, entre otros

Segundo error: comenzar a escribir lo primero que nos viene a la mente. Esto sucede el 95%  de veces y los profesores lo notamos en la revisión de la redacción cuando observamos ideas repetidas y sin relación entre ellas. Esto es un error de cohesión. Esto conlleva a restarnos puntos en ítems como
Morphosyntaxe, Cohésion, Usage de connecteurs logiques, Présentation, entre otros.

Entonces ¿qué debemos hacer?

 

II. PROCEDIMIENTO ADECUADO

Primer paso: leer atentamente la consigna. Es importante observar:
- si hay un destinatario o si el texto no se dirige a una persona
- si el texto será redactado usando un lenguaje formal o familiar
- el tipo de texto: descriptivo, narrativo, explicativo o argumentativo
- y el número de palabras (se aconseja no estar por debajo ni sobrepasar el 10% de lo exigido)

Segundo paso: pensar antes de actuar. Antes de lanzarnos a la redacción, prepararemos dos partes importantes. Esta será la explicación más extensa de la presente publicación.
Haremos un remue-méninges (lluvia de ideas) y un schéma (un esquema).

 

A. Le remue-meninges
Consiste en pensar unos minutos en los temas que pide la consigna. Debemos pensar primero en el vocabulario en relación al tema y en segundo lugar reflexionar sobre las estructuras que podemos utilizar para comunicar nuestras ideas.

 

Ejemplo de consigna de tipo DELF A2:

«  Vous avez un ami qui stresse parce qu’il a beaucoup de travail. Ecrivez-lui un mail pour le conseiller et l’aider à sortir de cette situation. » (70 -80 mots)

 

En este caso pensamos en el vocabulario clave de la consigna: STRESS, TRAVAIL, CONSEIL

Léxico asociado:
STRESS: dormir mal, sommeil, fumer, avoir mal à la tête…
TRAVAIL: bureau, chef, argent, salaire, horaire, temps, travailler, emploi, formation professionnelle, métier…
CONSEIL: faire du sport, chercher un autre emploi, déléguer des tâches, sortir, aller à la plage, se promener,  aller chez un psychologue, voir les amis, se reposer...

Si tu as mal… Tu peux… Tu dois… Il faut… Je te recommande… Je te conseille… Je pense que tu peux… Je crois que... À mon avis...

Pensar en el léxico asociado y en las estructuras útiles para nuestra redacción nos dan una idea de lo que escribiremos.
Ahora pasaremos a estructurar el esquema del texto.

 

B. Le schéma
Esta etapa consiste en elaborar el esquema de nuestra redacción utilizando el vocabulario y las estructuras en las que hemos pensado.  A partir de lo que pide la consigna, el esquema será diferente para cada texto. Sin embrago, siempre podremos diferenciar tres partes: introducción, desarrollo y conclusión.

 

Ejemplos para la consigna propuesta:

«  Vous avez un ami qui stresse parce qu’il a beaucoup de travail. Ecrivez-lui un mail pour le conseiller et l’aider à sortir de cette situation. » (70 - 80 mots)

 

Introducción: saludar, preguntar cómo está el destinatario, hacer saber nuestra preocupación por su salud.
Bonjour! ... Comment ça va?... Comment vas-tu?... Le travail, ça va?
Je sais que tu es un peu  stressé…  On dit que tu stresses… Je sais que le travail est très exigent… Tu dors bien ? Tu te reposes bien ?

 

Desarrollo: aconsejar sobre la salud y el trabajo.
Si tu ne dors pas bien… Si tu es stressé… Si tu déprimes… Tu peux faire du sport… Tu dois dormir un peu plus…
Il faut déléguer… Tu peux changer de travail… Nous pouvons sortir… Tu peux gagner beaucoup plus… Je crois que ce travail ne te convient pas...

 

Conclusión: solicitar una respuesta y despedirse.
Téléphone-moi… Ecris-moi… Appelle-moi… Réponds-moi… Préviens-moi…
Cordialement… Bises... À bientôt…

Cuando tenemos estas 2 etapas completadas (le remue-méninges et le schéma), comenzamos a escribir, pues ya sabemos qué escribiremos y cómo lo haremos. Sólo nos resta ordenar el número de palabras. Esto es bastante sencillo. Por ejemplo, imaginemos que nos piden un texto de 70 palabras. Entonces dividiremos este número entre los ítems que abordaremos:

 

Introducción: 20 palabras
Desarrollo: Salud – 20 palabras; Trabajo – 20 palabras
Conclusión:  20 palabras

 

Tenemos en total 80 palabras. Nuestro texto está ya estructurado y sólo falta pasar en limpio lo que hemos preparado en una hoja borrador..

 

Como hemos visto, elaborar una redacción, sin importar el nivel, no es complicado. Sólo debemos saber leer la consigna y antes de lanzarnos a la escritura, saber los temas que este contendrá, organizarlos en un esquema y presentarlos ordenadamente.

 

Recuerden que cuentan con nosotros para la preparación de exámenes DELF, DALF, TEF, TEFaQ y TCF. Pueden escribirnos a info@institut-sf.com o a studiofrancais@gmail.com

 

 Gracias por compartir este artículo.
 

Tags:

Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes